DESPIDOS IMPROCEDENTES «PACTADOS» Y SU TRIBUTACIÓN EN HACIENDA

Las sentencias de la Audiencia Nacional, publicadas el pasado 30 de enero, 6 de febrero y 30 de julio de este año, nos recuerdan que las indemnizaciones satisfechas en los despidos improcedentes pactados están sujetas a tributación por el IRPF, siendo obligatorio por parte de la empresa efectuar la retención.

Según el artículo 7 de la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, las indemnizaciones por despido del trabajador están exentas de IRPF, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de pacto. En consecuencia, para que la indemnización por despido o cese del trabajador esté exenta de IRPF, es necesario que ésta sea reconocida y abonada una vez firmada el acta de conciliación administrativa (SMAC) o judicial.

Algunos de los indicios más destacados que se señalan en dichas sentencias para considerar que estamos ante un despido pactado, y en consecuencia ante una indemnización sujeta a IRFF, son:

– Que el importe de la indemnización por despido improcedente sea inferior a la que procedería en aplicación de la normativa laboral.

– La ausencia de litigio consecuencia del reconocimiento en la propia carta de despido de su improcedencia.

– La falta de expresión de causa en la carta de despido.

Que la edad de los trabajadores en el momento de la extinción sea cercana a la edad de jubilación.

En consecuencia, reiteramos la necesidad de exponer en las cartas de despido de forma concreta las causas que lo motivan, para que en ningún caso pueda entenderse por Hacienda que estamos ante un despido pactado cuya indemnización estaría sujeta a IRPF.

 

Para más detalles al respecto, por favor diríjanse a info@laboralis.eu.